Museo Itinerante  de Arte por la Memoria

Museo Itinerante de Arte por la Memoria

Museo Itinerante de Arte por la Memoria (2009, Perú), cultura y desarrollo

El Museo Itinerante dirige la atención a la historia de la violencia política de Perú de 1980 a 2000. Esta asociación cultural interdisciplinaria logra que el público se involucre en intervenciones y exposiciones callejeras con el fin de ayudar a las comunidades a reflexionar sobre el pasado traumático, a reconocerse como una sociedad del post conflicto y a imaginar un futuro más justo.

 

Informe del Comité de Premios Príncipe Claus 2014

Abril de 2014

"El Museo Itinerante de Arte por la Memoria (Perú, 2009) es un proyecto de intervención ciudadana que permite a los peruanos dar voz a su reciente historia  de violencia social y política, así como también imaginarse un futuro más justo. El Museo funciona en medio de un contexto de divisiones raciales, en el cual las instituciones del Estado no han logrado traer la confianza y la justicia; en especial a los familiares de más de 15.000 desaparecidos, en su mayoría quechuas y aymaras.

 

El Museo Itinerante está integrado por un colectivo de jóvenes artistas, un antropólogo, un director de cine documental, un sociólogo, un historiador y un abogado, quienes organizan exposiciones, talleres de concienciación e intervenciones participativas en espacios públicos. El Museo colabora con asociaciones de derechos humanos y con familiares de víctimas, y opera principalmente en Lima, en áreas de clase media o marginadas, así como también se desplaza por todo el país a fin de poder llegar a un público más amplio. 

 

El Museo Itinerante ofrece exhibiciones de arte que son muy evocativas y de historia llevándolas a las calles, escuelas, iglesias y barrios; creando espacios en donde hombres y mujeres pueden identificarse e involucrarse de un modo activo compartiendo en comunidad sus conocimientos sobre el pasado así como sus penas y dolor. En fechas como el Día de la Independencia se celebra eventos participativos en donde a menudo las personas se involucran contando sus propias historias o creando una obra de arte. Por ejemplo, el día en que se conmemoró de manera oficial el 8º aniversario de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Perú (2001-2003), el grupo instaló en la Plaza Mayor de Lima un altar con una tela de 100 metros de largo, con fotografías y nombres de víctimas de la violencia de Estado. A través de las palabras personales y las imágenes colocadas por los familiares de las víctimas y los desaparecidos, esta obra de arte llamada El altar, se ha convertido en un importante depósito de la memoria nacional.

 

Se honra al Museo Itinerante de Arte por la Memoria por afrontar públicamente el legado de la violencia de Estado, rechazando la corrupción y la negación de la memoria; por acercar el arte a la gente sin importar la clase social y usar de manera creativa el arte para permitir que las personas expresen y compartan abiertamente sus experiencias y traumas; por construir un puente que reduce las barreras creadas por las diferencias de lenguas y clases sociales combatiendo de esta manera la discriminación y el racismo mediante la reflexión y el debate; y por llamar la atención de manera efectiva sobre la necesidad de ocuparse de las injusticias del pasado con el fin de avanzar hacia una sociedad democrática y saludable."